CÓDIGO CONDUCTA Y BUENAS PRÁCTICAS APNAC:

 

ÍNDICE: 

  1. IDENTIDAD DE APNAC 

1.1. Introducción. 

1.2. Principios y Valores. 

  1. CRITERIOS DE ACTUACIÓN. 

  1. CRITERIOS DE ORGANIZACIÓN. 

  1. BUENAS PRÁCTICAS. 

  1. CONSIDERACIONES ADICIONALES. 

Salto de página 

  1. IDENTIDAD DE APNAC 

1.1. Introducción. 

Los padres de niños autistas, a lo largo de la vida de sus hijos, tienen que enfrentarse a una serie de problemas tanto prácticos como emocionales. Muchos de ellos son comunes a los de los padres de otros niños con cualquier otra discapacidad, mientras que otros son específicos de las familias con trastorno del espectro autista. Podemos decir que estos niños requieren de una atención especializada, pues son personas con la dificultad para entender y sobre todo adaptarse a los cambios que se producen a su alrededor constantemente.  

La Asociación de Padres de personas con Autismo de Castellón se fundó en 1981 con el propósito de dar una respuesta inmediata y adecuada a estas necesidades de los niños autistas y sus familias en la provincia de Castellón. Para ello, y teniendo como meta principal la mejora de la calidad de vida de los niños y de sus familias, A.P.N.A.C pone en marcha el Programa de Ocio: CDV (calidad de vida). Este Programa va dirigido a organizar actividades que cubran los intereses deportivos y de relación de las personas con autismo. Potenciando siempre las capacidades y las nuevas posibilidades de participación social, poniendo apoyos profesionales y técnicos adecuados para hacer comprensible y accesible los recursos comunitarios de ocio a la persona con TEA.  

La finalidad esencial de cada uno de los servicios de APNAC, es suscitar la normalización e integración en la vida de cada una de las personas con Autismo, y como ayudarles a conseguir una calidad de vida. 

En base a esta meta, se promueven habilidades básicas y específicas del currículum de estas personas, como es las habilidades sociales, comunicativas, de autocuidado, de salud y bienestar emocional. Se trata de darles un espacio y tiempo libre para realizar actividades adaptadas a sus necesidades dentro de un entorno normalizado y social. Además de mantener las habilidades de autonomía trabajadas durante el curso escolar. 

1.2. Principios y Valores. 

1.2.1. Misión: 

APNAC es la Asociación de padres de personas con Autismo de Castellón que trabaja para cubrir las necesidades y expectativas tanto de los familiares como de los niños y niñas con autismo. Trabaja por el reconocimiento y aplicación de los derechos de las personas con autismo y sus familiares para alcanzar la mayor calidad de vida posible en todo el ciclo vital. También vigilará el control de calidad y eficacia de cuanto se provea en materia legal, educativa, asistencial y económica en favor de las personas con autismo y sus familias. 

Salto de página1.2.2. Visión: 

Basándonos en los principios de mejora continua y calidad de vida, APNAC pretende llegar a dar servicios que respondan a las necesidades y expectativas de todas y cada una de las familias, siempre bajo la perspectiva de los Derechos Humanos aplicada a todas sus acciones y políticas, y con el fin último de conseguir, la inclusión total de las personas con autismo y sus familias, como palanca del cambio social, gracias a un personal profesionalizado, ético e implicado con la política de la Asociación. 

  

1.2.3. Valores: 

- Transparencia: en la gestión de todos los recursos y servicios haciendo accesible a todos nuestros miembros información de gran relevancia. 

- Profesionalidad: la consecución d ellos mejores resultados gracias a la suma de conocimientos técnicos y humanos del personal de la Asociación. 

- Objetividad: a la hora de posicionarnos como Asociación ante los diferentes organismos, entidades y/o situaciones. 

- Integridad: La Asociación de padres de niños autistas de Castellón tiene la perspectiva de la defensa de los Derechos Humanos y así lo aplica en sus acciones y política diariamente alcanzando una acción coherente y unificada. 

- Compromiso: tanto a nivel social con acciones de sensibilización respecto al TEA, como a nivel personal con cada una de las familias. 

- Sostenibilidad: porque no vivimos aislados del entorno que nos rodea, APNAC aplica una política de sostenibilidad ambiental y económica que permita que su valor perdure durante años. 

1.2.4. Fines de la Asociación: Los fines no persiguen ánimo de lucro. 

1. Promover el bien común de las personas con autismo y TEA, que estén en el área de responsabilidad de la Asociación, atendiendo sus especiales necesidades educativas, sanitarias, laborales y asistenciales, etc., siempre de conformidad con los planes de actuación que apruebe la Asamblea General. 

2. La representación y defensa de la intimidad, derechos e intereses de las personas de espectro autista ante toda clase de organismos, administración central, institucional, autonómica y local, personas físicas y jurídicas, entidades públicas y privadas, de cualquier clase o naturaleza, tanto nacionales como internacionales, reservándose en caso de ser necesario, el derecho de adoptar medidas oportunas para su defensa. 

3. Colaborar activamente con otras entidades, privadas o públicas, promoviendo y realizando actividades de información de asesoramiento y de formación dirigidas al personal de las mismas, con objeto de mejorar la prestación de sus servicios a las personas con autistas y/o del espectro autista. Dichas actividades comprenden la realización de Congresos, Simposiums, Jornadas, seminarios, y cursos de renovación pedagógica y formación de monitores, educadores y voluntarios, así como proyectos y actividades de investigación e innovación educativa y desarrollo curricular, y todas aquellas otras dirigidas a los profesionales de las áreas de Educación, sanidad, psicología, Trabajos Sociales, etc., que se consideren convenientes y conformes a los fines de la Asociación. 

4. La asociación tendrá carácter apolítico y ninguno de sus asociados podrá utilizarla para fines políticos. 

  1. CRITERIOS DE ACTUACIÓN. 

El objetivo del Código de Conducta es orientar la actuación diaria de todas las personas que forman nuestra Asociación, desde la Junta Directiva, socios, trabajadores, colaboradores y hasta voluntarios, usuarios y personal en prácticas, estableciendo unas pautas de conducta que deber dirigir la forma de comportarse durante el desarrollo de su actividad en la Asociación. 

Cada uno de los presentes en nuestra Asociación, deberá guiarse por el siguiente guion de referencia: 

Directrices: 

Salto de página 

 

  1. CRITERIOS DE ORGANIZACIÓN. 

Todos los órganos de la Asociación deberán actuar en todo momento conforme a la Ley, los Estatutos y el presente Código de Conducta. Su gestión deberá ser responsable y leal, buscando en todo momento el logro de los objetivos de la Asociación. 

  1. BUENAS PRÁCTICAS. 

Las acciones de buenas prácticas están en relación con el hecho de que la persona o niño se sienta a gusto, cómoda y poder descansar en el Chalet donde pasará el respiro, a la vez que, en razón que vive con otras personas, debe de atender a una serie de normas de convivencia y llevar a cabo tareas que van a incrementar su autonomía y poder de toma de decisiones.  

  1. Sentirse cómodo en el servicio: los monitores deben de facilitar el bienestar emocional de los niños durante el Respiro, mediante la adecuación de horarios y actividades según las preferencias de los niños; Debemos de conocer e investigar sus intereses y gustos, ej: canción favorita, colonia. Consultar y hacer participar en la decoración de la vivienda: decoración en fechas especiales. Procurar no interferir en el descanso de los niños. Fomentar las individualidades de los niños: come solo yogur de fresa. 

Salto de página 

Estimular tanto oralmente como sensitivamente a todos los niños durante horas de disfrute, como el baño, en la comida, en las tareas de higiene. Limita el número de órdenes e imposiciones. Adapta los utensilios y la casa a las necesidades físicas y sensoriales de los niños mediante pistas visuales, material adaptado, etc. 

  1. Seguir normas de convivencia en la casa: para la mejora de las relaciones interpersonales de los niños debemos llevar un registro detallado de las conductas problemáticas de cada niño. Ejecutar programas de intervención en conductas problemáticas, aplicando estrategias reactivas ante episodios conductuales graves, reforzando conductas incompatibles con los problemas. Enseñando habilidades funcionales y realizando una programación positiva.   

  1. Tomar decisiones en el hogar: los monitores proponen varias alternativas para dar opción a la elección, ej: zumo o agua. Incluye la elección en las rutinas diarias.  

  1. Realizar tareas en la casa: se organiza y distribuye a los monitores y niños en la realización de las tareas del hogar, mediante el uso de material visual adaptado. Todos los niños deben de participar dentro de sus posibilidades en las tareas. Proponer actividades funcionales adecuadas a sus necesidades. Aplicar un plan de desarrollo y fomento de las rutinas diarias. 

  1. Descansar: los monitores deben de posibilitar diferentes horarios para dormir, y éstos se adecuan a las necesidades de los niños: siestas, hora de acostarse, diferentes ritmos durante los periodos vacacionales y días festivos, etc. Crea estaciones de tiempo libre sin actividades planificadas. Evita realizar interrupciones en el sueño, ruidos innecesarios.  

  1. Disponer de autonomía en la casa: los niños deben de poder disfrutar de libertar de movimiento en los espacios de la casa, respetando el tiempo dedicado a tareas en donde los espacios son concretos y limitados, ej: en la hora de comer el comedor. 

  1. Vivir en situación comunitaria: incentivar a los niños a tener contacto con el vecindario mediante los paseos diarios por el barrio. Utilizar conjuntamente los establecimientos comerciales de la zona: ir a comprar, al médico, etc. Organizar actividades dentro de la comunidad como ir a tomar algo. Sigue los ritmos de vida lógicos en la comunidad, como las horas de las comidas en los restaurantes. Fomenta actividades en lugares deportivos públicos (piscinas, gimnasios). 

  1. Invitar a personas a la casa: procurar que las visitas no distorsionen las actividades del resto de niños, mediante el uso de espacios adecuados, comunicación previa de la visita, coordinación de horarios.  

  1. Tener espacios de intimidad: facilitar que los niños puedan retirarse a su espacio privado en situaciones de estrés, ocio individual o para su descanso.  

  1. Llevar a cabo el aseo e higiene personal: desarrollar habilidades de autonomía mediante la aplicación de programas y técnicas de moldeamiento, análisis de tareas, encadenamientos, refuerzo verbal, etc. Adapta las actividades de cuidado personal a las necesidades de cada niño, discriminando con estímulos visuales. Otorga el tiempo necesario para cada niño, pero sin llegar a dar soportes o ayudas innecesarias.  Atender activamente a los niños, buscando y fomentando su participación mediante solicitudes y expresiones gráficas: “ahora levanta los brazos, ¡muy bien!”.Salto de página 

  1. Tener intimidad: atender individualmente a los niños en las tareas de higiene y cuidado personal, evitando las duchas colectivas, cambio de ropa en público. Enseñar a los niños a respetar la intimidad del resto de compañeros, enseñando las cadenas de comportamiento, realizando sobre correcciones.  

  1. Ayudar a los demás: fomentar y reforzar actitudes de ayuda. Pide la colaboración de los niños en tareas de la casa o propias. Muestra comportamientos de ayuda dentro del ámbito social. 

  1. Utilizar útiles para el aseo personal: garantizar el uso de útiles individuales, como cepillos de dientes, mediante el etiquetado. Analiza las preferencias de jabones, colonias, mediante la expresión facial o la palabra.  

  1. Comer sanamente: moldear el comportamiento en la mesa, refuerza los buenos hábitos adquiridos y fomenta un buen control postural. Entena en el uso de cubiertos. Insiste en la buena masticación y supervisa la presencia de espinas, pequeños huesos. Adecua la textura de los alimentos a las necesidades de cada niño. 

  1. Cuidar su imagen externa: tener especial cuidado en aspectos olvidadizos, como las uñas o el afeitado. Cuida la limpieza de la ropa durante la hora de la comida, mediante el uso de baberos. Refuerza a los niños sobre su aspecto o imagen: “Qué guapa estás María, y qué bien hueles”.  

  1. Iniciar interacciones: Los monitores deben de potenciar y favorecer esta iniciativa, ofreciéndole apoyos y los recursos necesarios para el inicio de la misma. (como si fuéramos los anotadores de una obra de teatro) 

  1. Responder a las demandas de los demás: los monitores tratarán en los momentos más propicios trabajar la atención conjunta del niño mediante la petición de juegos conjuntos (teniendo en cuenta sus intereses).  

  1. Decidir sobre su propia imagen personal: debemos de cuidar su aspecto personal tanto o más el nuestro, intentando siempre que dé una imagen adecuada a su edad y a su dignidad como persona. 

  1. Utilizar recursos comunicativos utilizados por la comunidad: podemos enseñarles los diferentes recursos comunicativos, tanto dentro como fuera del hogar (Chalet), como pueden ser los teléfonos, los porteros automáticos, cámaras de fotos, etc. Organiza un álbum con fotografías familiares y de amistades.  

  1. Responsabilizarse de tareas: incluye, facilita y apoya en las tareas del hogar: el sacar la basura, recoger las habitaciones, etc. Con el fin de que se responsabilicen y que desarrollen y potencien su participación social. 

  1. Elección de amistades y compañeros: facilita la toma de decisiones en cuanto a las habilidades sociales que deben de presentar para la elección, desarrollo de actividades y pobre todo en la solución de problemas que pueden presentarse en la puesta en práctica de intereses personales o grupales en la comunidad, estableciendo   marcos de aplicabilidad y generalización en la misma, respetuosos con las competencias de los niños, tales como: jugar a la pelota, a las kariokas 

  1.  Solución de problemas cotidianos: establecer sistemas de solución de problemas cotidianos basados en el desarrollo de habilidades sociales, aplicadas a situaciones individuales o de grupo, y con aspectos del bienestar físico. Da pautas de cómo satisfacer sus necesidades, por ejemplo, como pedir un objeto. Enseñarle a ser respetuoso con las necesidades de los demás y cuidadoso con los útiles del hogar.Salto de página 

  1. CONSIDERACIONES ADICIONALES. 

El código de conducta se revisará y actualizará periódicamente, atendiendo a las necesidades de la Asociación y a las sugerencias y propuestas que realicen las personas que intervengan en la misma. 

Cualquier modificación de este Código de Conducta, deberá ser previamente aprobada por la Junta Directiva. 

Todos los miembros de la Junta, trabajadores, colaboradores y voluntarios que se incorporen o pasen a formar parte de las actividades de la Asociación, deberán aceptar expresamente los principios, valores y normas de actuación establecidas en el presente Código de Conducta.